Ligar en la universidad: ¿Mito o Realidad?

ligarse profesora madura

Muchos son los matrimonios que se fraguan en las universidades, los pupitres es un buen caldo de cultivo de las relaciones amorosas.

Aunque bien es cierto que muchas de las historias amorosas nacen entre apuntes de clase, son pocas las parejas que con el paso de los años pueden presumir de haber iniciado su relación de pareja en sus años de formación universitaria porque con el paso del tiempo muchos de esos matrimonios naufragan.

¿Quién no ha tenido una historia de amor que se ha iniciado en la cafetería de la Universidad? El que “esté libre de pecado que tire la primera piedra”

No es un mito que los tiempos universitarios son un hábitat ideal para que se formen parejas, más o menos duraderas, porque es un tiempo dónde se dan todos los condicionantes para que los chicos y las chicas tenga varios escarceos amorosos.

El problema deviene cuando de pasarse  de escarceos se pasa a promiscuidad y donde ya no importa los sentimientos sino simplemente el desfogue sexual en una noche cualquiera a altas horas de la madrugada.

¿Son duraderos los amores universitarios?

Los estudios llevados a cabo detectan que los amores universitarios que han llegado a la vejez son pocos porque a lo largo de la vida hay que solventar dificultades y trabas que hace que muchas parejas rompan su relación pero quedando un recuerdo muy agradable de lo vivido entre libros.

¿Cuál es la fantasía amorosa de cualquier estudiante?

Tanto los chicos como las chicas han tenido un amor platónico personificado en la figura del profesor o de la profesora.

Todos los chicos nos hemos sentido fuertemente atraídos por una profesora mayor porque se unía el morbo de autoridad con el morbo de tener relaciones con una mujer mayor que eso siempre era un reto a los ojos de cualquier veinteañero.

¿A qué chico no “le pone” una profesora de 35 ó 40 años? El deseo de poseerla, de conocerla de forma íntima es algo muy común entre todos los chicos así como son recurrentes los sueños eróticos a lo largo del curso y va más allá que el simple amor idílico de juventud porque las hormonas de cualquier joven se disparan ante el deseo de conocer a una madura.

¿Diferencias entre ligar con una compañera y con una profesora?

No son pocos los universitarios que pueden presumir de haber tenido un affaire con alguna de sus profesoras porque las edades entre ellos hace que coincidan en los lugares de fiesta y el hecho de conocerse previamente en las aulas facilita el primer contacto entre ellos lo que es un caldo de cultivo para que un joven entre 20 y 25 años pueda tener un encuentro amoroso con una joven profesora amparados por el ambiente de la noche.

Más fácil siempre ha sido el ligoteo con los propios compañeros y compañeras de clase porque el contacto diario en las aulas y sobre todo los ratos en que se compartía café hacían que las relaciones sentimentales afloraran con rapidez.

Si tenemos en cuenta ese conocimiento mutuo durante el día que luego se estrechaban en las fiestas universitarias, pocos son los graduados universitarios que no tienen más de media docena de experiencias con compañeras o compañeros de clase.

Consejo Personal: El tiempo universitario hay que aprovecharlo para obtener una formación académica pero también para entablar nuevas relaciones amorosas: Carpe diem.